Atención

El blog ha cambiado de dirección. En breves segundos serás redireccionado a la nueva dirección. Si no te carga automáticamente, haz clic aquí: http://blogdesuperheroes.es/

Atención


sábado, 6 de septiembre de 2008


Ciencia y Cine: Adamantium [1]

O adamantio, adamantita o adamantino. Que de todas estas formas es nombrado, en el Universo de superhéroes de ‘Marvel Comics’, este material de ficción dotado, cómo no, de unas propiedades superextraordinarias. Quizás se trate del más popular de todos ellos, muy por encima de vibranium, uru, o carbonadio, entre otros.

Además es utilizado por varios de los personajes marvelianos, sean éstos superhéroes o supervillanos, formando parte tanto de sus equipamientos como de su propia constitución. Lo que se dice un material bien aprovechado. Apareció por primera vez en The Mighty Avengers #66 (julio, 1969), y formaba parte de la coraza externa de Ultron, un malvado robot contra el que combaten Los Vengadores.

Si lo recuerdan no es el primer material de ciencia-ficción que traemos a esta tribuna de ciencia. Antes lo hicimos con la supermánica kriptonita y después con el vibranium de “Capi”. Y como en todas ellas, el supuesto origen, naturaleza, estructura y propiedades físico-químicas del adamantium, plantean ciertas dificultades de verosimilitud desde el punto de vista de la ciencia. Empezamos.

¿Qué es el adamantio?
En el mundo del cómic, como suele ocurrir frecuentemente, el confusionismo científico campea por sus lares. Lo mismo te dicen que es un metal, o una rara aleación (mezcla de metales), o que es el producto resultante de un misterioso proceso químico entre varias resinas sintéticas, de secreta composición y que ha de hacerse en unas condiciones concretas. A saber.

Debe durar exactamente ocho minutos (8 min) y llevarse a cabo a una temperatura de mil quinientos grados Fahrenheit (1500 ºF), que vienen a ser unos ochocientos dieciséis grados Celsius (816 ºC) de nuestra escala o mil ochenta y nueve kelvin (1089 K) de la absoluta o termodinámica. Bien, pero del método ni mus. Es desconocido salvo el detalle de que, y según los laboratorios Marvel, resulta caro, muy caro. Como ven lo que dicen es casi nada.

Yendo a lo que nos interesa, y como le avisé, no hay claridad y la información que se da es casi inútil. De la dichosa reacción química, no dicen nada sobre la naturaleza de las resinas sintéticas (reactivos). Ni llegamos a saber si el adamantium obtenido (producto) es una sustancia simple, un compuesto químico, una mezcla homogénea o una mezcla heterogénea. Tampoco comentan qué tipos de enlaces predominan en su estructura (iónico, covalente o metálico). Y en ningún momento se habla de que exista el elemento químico de nombre adamantio, en la tabla periódica de elementos químicos. O sea, menos que casi nada.

Más información marveliana
Con respecto a las marvelianas clases de adamantium, no vamos a entrar a analizar la variada gama existente: adamantium verdadero, adamantium secundario, adamantium beta, adamantium más, etcétera, por la sencilla razón de que no dicen nada analizable. No es más que verborrea científica, por lo que no le dedicaremos una sola palabra.

De quien sí dicen algo es del producto. Se encuentra en estado líquido, se puede moldear y, una vez solidificado, ya no hay nada en este mundo que lo pueda alterar, modificar o destruir. Por decirlo de alguna forma, el adamantium es indestructible. No hay agente mecánico o térmico, en ningún proceso físico o químico, que pueda con él.

Y aquí nos quedamos. Ésta es toda la información que el cómic ofrece, acerca de la obtención adamantina. Verán que no faltan sombras y sí luces científicas. Pero nada se puede hacer. Bueno, algo sí. No hemos agotado todas las fuentes informativas. Aún nos queda la descripción de sus fabulosas propiedades. No es que sean muchas, pero prometen ¿Cuáles son éstas? (Continuará).


2 comentarios en Ciencia y Cine: Adamantium [1]:

Héctor dijo...

Un blog interesantísimo. Me apasiona la ciencia ficción, y en especial el mundo de los cómics.

Me pasaré mñas por tu blog.

Por cierto ¿te importa si te agrego a mi blogroll?

Carlos Roque Sánchez dijo...

Muchas gracias Héctor.

Publicar un comentario en la entrada